buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:28 min. rellotge



La lengua como objeto de estudio en Occidente: Comunicación y lingüistica

El interés por las lenguas indígenas de las diferentes partes del mundo proporcionó una nueva perspectiva en el ámbito de la lingüística.

La evolución de los medios de comunicación ha llevado a que los técnicos e investigadores se hayan centrado en el problema de cómo está formado, realmente, lo que ha de trasmitirse. O, lo que es lo mismo: ¿qué es la lengua? También la enseñanza de la lengua, tanto a los niños como a los adultos, supone otro problema propio de la comunicación, y que resulta relevante para el individuo en particular y para la sociedad en general. Toda actividad comunicativa requiere de un firme conocimiento de la lengua en todas sus formas, cuando se llevan a cabo contactos entre individuos, entre grupos, entre países…, la lengua se convierte en un instrumento necesario e ineludible, pero también, si ambas partes no utilizan el mismo código se convierte en un obstáculo insalvable, incluso los interlocutores pueden creer entenderse pero no entenderse realmente debido a diferencias de escaso relieve, como pueda ser una diferente acepción en una palabra, o un valor estilístico distinto. Claro que, en muchas ocasiones, estas diferencias, en apariencia sutiles o de poca importancia, encubren discrepancias en la manera de pensar, en las creencias que se profesan, en las tradiciones culturales, religiosas y sociales, y manifiestan la variedad que existe en las creaciones humanas.

Se suele considerar el inicio del siglo XIX como el momento clave para la formación y desarrollo de la lingüística como tal. Jakob Grimm y Rasmus Rask fueron los impulsores y fundadores del método histórico comparativo que se basaba en las correspondencias fonéticas regulares, y que también tenía en cuenta los vínculos entre las familias lingüísticas de Europa. Las lenguas indoeuropeas fueron consideradas como ramificaciones de un árbol común a partir del cual se desarrollaron diversas direcciones siguiendo un proceso que dio lugar a otras fragmentaciones dialécticas. Así es que, partiendo de estos resultados, se creó la lingüística histórica, para la que las divergencias entre lenguas y familias dependen de los cambios con respecto a la situación de origen, así como de desarrollos posteriores. La lingüística histórico comparativa fue el fundamento para un método científico que tenía como principal labor el estudiar los cambios de la lengua, y dar una explicación histórica de sus diferentes estadios, esto es, proporcionar claridad en las etimologías de las palabras y en las derivaciones de las formas y de las construcciones.

La formulación más fuerte de la idea de que todas las explicaciones de la lengua han de ser de tipo histórico, tuvo su principal defensor en Hermann Paul, teórico alemán cuyos seguidores fueron llamados neogramáticos, y que aseguraban la infalibilidad de las normas fonéticas. Esta tendencia evolucionista e historicista de la lingüística se encontraba en relación con el pensamiento de la época, tal como el movimiento romántico, o la biología evolucionista. En el caso del Romanticismo, buscaba en las lenguas antiguas, y sus textos conservados, la mayor perfección de la lengua, por encima de la pobreza propia de las lenguas modernas. La biología, por su parte, empezó a inclinarse hacia una concepción evolucionista, y ese nuevo modelo biológico de ver las especies se percibió como un paralelo de la concepción historicista de la lengua; los historicistas de la lengua mantuvieron contacto con las ciencias físicas y fisiológicas que comenzaban por entonces a desarrollarse. Además, esos contactos con las ciencias de la naturaleza, así como el uso de los descubrimientos de esas ciencias para fines propios de la lingüística, propiciaron el surgimiento de la ciencia fonética, y también dieron lugar a un acercamiento de la lingüística a las ciencias naturales.
Ahora bien, ante todo, el estudio, hasta ese momento, estaba enfocado a las lenguas conocidas, con sus principales características, y prescindiendo de un análisis sincrónico. Se omitía la descripción, o se dejaba a merced de los pedagogos que se encargaban de elaborar las gramáticas para los colegios. Sin embargo, al enfrentarse con las lenguas indígenas de los diferentes lugares del mundo, lenguas que nunca antes habían sido descritas, se advirtieron las deficiencias del enfoque mantenido hasta ese momento.

Fue F. Saussure, teórico suizo, quien hizo que cambiara la situación, al menos en el continente europeo, otorgando idéntica relevancia a la investigación sincrónica de la lengua y a la investigación diacrónica. Formuló el carácter de la lengua como un sistema abstracto de signos, y lo definió como forma. También opuso la “lengua” al “habla” (oposición muy controvertida, que supuso numerosas discusiones), con lo que estableció una distinción enormemente útil para llevar a cabo un tratamiento científico de la lengua. Se trataba de distinguir entre el código, y los actos individuales del habla. La “lengua” constituía la cantidad de posibilidades de expresión, mientras que el “habla” consistía en los textos y enunciados individuales que se construían conforme a las normas de la lengua. Saussure considera la lengua como una estructura de elementos independientes entre sí, que se representan mediante sonidos.
Ya Adolf Noreen había proporcionado a la descripción lingüística un lugar destacable, y otros estudiosos crearon un método sincrónico que se aplicó a las descripciones científicas de las lenguas indígenas.

En Europa aparecieron diferentes escuelas, como la fonológica, con sede en Praga, la glosemática (con sede en Dinamarca) y que llevaría las ideas de Saussure acerca de la forma hasta sus límites más extremos. También Suiza, Alemania y otros tantos países estuvieron influidos por el pensamiento de F. Saussure. Todas estas escuelas se aglutinaron bajo el nombre de “estructuralismo”, y algunas de las escuelas, en su forma más ortodoxa, pasaron a formar parte de la historia de la ciencia.
La lingüística del siglo XIX se dedicó, sobre todo, a proporcionar claridad a los parentescos entre lenguas y sus evoluciones en la historia, pero la moderna lingüística tuvo como labor primordial la de definir de manera científica la lengua en sí y analizar los mecanismos mediante los cuales los individuos se comunican con su entorno. Tan pronto como ese mecanismo queda descrito, aparece la cuestión no menos importante, de los cambios que se producen en las lenguas, o en la lengua.

Dentro de la lingüística moderna se diferencian dos vertientes que, aunque enfrentadas, no dejan de complementarse, dado que ambas tienen su origen en el propio Saussure. La primera de las corrientes es la mantenida por los lingüistas americanos, cuya más importante aportación fue la de proponer una definición científica de la lengua y del fenómeno lingüístico, que abrió el camino para el tratamiento numérico de la programación del hecho lingüístico, y sentó las bases para la traducción automática. Mientras, la segunda de las corrientes tuvo como principal representante al español Menéndez Pidal, vertiente que considera el lugar de la lengua dentro del marco de las estructuras culturales y sociales. Para estos estudiosos, la lengua no puede ser aislada del compendio de reglas, normas y costumbres que conforman una sociedad. La lengua evoluciona integrada en ese ámbito y se somete a los cambios que allí sucedan. Por lo tanto se percibe a la lengua como si fuera todo el mundo ideológico y conceptual que revela la tradición de un pueblo, y no puede dejar de ser descrita con exactitud si no es como parte de ese esquema cultural y social. Esta perspectiva es propia de algunos de los investigadores americanos que centran sus trabajos en las lenguas indígenas, las cuales han de ser comprendidas en relación con esas formas culturales y con los tipos de sociedad de lo que son una expresión activa y viva.








...por Ana González ...por Ana González


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




1 comentario en La lengua como objeto de estudio en Occidente: Comunicación y lingüistica

  1. ¿Alguien me puede ayudar en el origen de las lenguas Modernas?.

    Gracias

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2010 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::